26.12.05

Tú, el inmortal

Tú, el inmortal – Roger Zelazny – Hypamérica, Buenos Aires, 1986 – Título original: This Inmortal; 1966. Traducción: J. López.

La acción transcurre en la Tierra, en un futuro no muy lejano. La Guerra Nuclear (así, con mayúsculas) finalmente ha sucedido y ahora, algunas décadas después, la Tierra está completamente contaminada por la radiación. Grandes zonas del planeta son inhabitables, otras (especialmente las islas y zonas costeras) lo son apenas y en todas partes las mutaciones, en humanos, plantas y animales, están a la orden del día. En este contexto tan desfavorable un reducido grupo de sobrevivientes trata de salvar lo que queda de la civilización humana. Cuentan para ello con un poco de ayuda de una raza alienígena procedente de un planeta de la estrella Vega.

Los veganos, seres humanoides de complexión y talla más o menos parecida a la nuestra, llegan a la Tierra poco después de la Guerra. No debe pensarse en alienígenas bonachones y desinteresados ni en invasores militares al estilo H. G. Wells. Los veganos simplemente desprecian a los humanos y los consideran seres inferiores apenas dignos de lástima (la opinión quizás esté justificada, después de todo, en el universo de este relato, los humanos han destruido su propio planeta).

Gracias a su ciencia, su tecnología y su riqueza (aparentemente no muy superiores a la de los terrestres antes de la destrucción nuclear) los veganos ayudan en la reconstrucción de algunas partes de la Tierra. Sin embargo su opinión oficial del gobierno vegano parece ser que la Tierra debe ser abandonada y que los humanos deben emigrar en masa a Vega. Por cierto que algunos humanos en efecto emigran, aunque en su nuevo hogar son tratados despectivamente, discriminados abiertamente y relegados a los trabajos más desagradables, aquellos que los veganos simplemente no desean hacer (tal como es el caso, en otros universos, de algunos sudamericanos y africanos que emigran a algunos países europeos).

Décadas antes del comienzo de la acción, Konstantín Karaghiosis, hombre de origen griego, ha fundado la Radpol Retornista, un grupo revolucionario dispuesto a expulsar de la Tierra a los veganos, aunque sea a balazos, y que propone que los humanos exiliados retornen todos a la Tierra para ayudar en una reconstrucción del planeta en la que no intervengan los veganos (en algunos países sudamericanos, políticas similares a la de la Radpol han sido llamadas "vivir con lo nuestro").

Karaghiosis, a la sazón el protagonista excluyente del relato, fue afectado, como tantos otros, por la radiación. Pero en su caso, la mutación provocada ha sido beneficiosa pues aparentemente lo ha vuelto inmortal. Al comienzo de la acción, Karaghiosis tiene ya casi cien años de edad, pero sigue tan joven y fuerte como si tuviera solamente treinta. Si se suma a esto una excepcional capacidad de lucha (tanto en el sentido más físico y literal del término como en el sentido más metafórico) se obtendrá nada menos que una máquina de sobrevivir.

En la época en que comienza el relato Karaghiosis ha cambiado su nombre, ocultado su edad real (incluso a su esposa), ha moderado los métodos extremos de su juventud y se ha vuelto un aliado del gobierno terrestre, pero siempre con la finalidad de lograr la reconstrucción de la Tierra con recursos humanos. La acción comienza con la llegada de Myshtigo, un vegano rico que expresa la intención de (nada menos) que comprar y lotear toda la Tierra.

Myshtigo llega a la Tierra con la intención de hacer un viaje alrededor del mundo y así inspeccionar el planeta que desa comprar. El gobierno terrestre le pide a Karaghiosis que actúe como guardaespaldas del vegano. Myshtigo representa todo aquello contra lo que Karaghiosis ha peleado a lo largo de su excepcionalmente larga vida, pero el griego sospecha que la misión del vegano no es exactamente la que él proclama, sino una muy distinta y por ello acepta la tarea. Al mismo tiempo, la Radpol Retornista (que todavía está activa, aunque Karaghiosis ya no esté ligado directamente a ella) decide asesinar a Myshtigo. Se inicia entonces un viaje en el que Karaghiosis debe proteger a Myshtigo en contra de los intentos de veguicidio de sus antiguos camaradas.

La historia se resuelve finalmente en un relato lleno de aventuras, paisajes exóticos, violencia y muerte. Myshtigo, Karaghiosis y otros pocos humanos recorren una Tierra plagada de animales y plantas mutantes a cuál más peligrosa, así como de tribus humanas igualmente mutantes y peligrosas. Dos agentes de la Radpol forman parte del grupo y Karaghiosis deberá esforzarse para lograr que todos lleguen sanos y salvos a su destino.

Tú, el inmortal tal vez nunca estará entre las diez mejores novelas del género, pero ciertamente tampoco estará entre las diez peores. Si tuviera que definirla en pocas palabras diría que es un relato de aventuras, sencillo en su argumento pero por momentos bastante entretenido.

2 comentarios:

vegaspes dijo...

Me ha encantado la definición de veganos :D gracias por la entrada.
Go vegan! Liberación Animal!

Marcelo dijo...

Me encantó este relato. Cuando lo leí a principio de los '90 el título era "Y llámame Conrad" (Call me Conrad en inglés creo)

Muchos de mis personajes en juegos online se llaman Karaghiosis debido a este relato.