6.8.08

Dune, las coincidencias

Quiero señalar aquí algunas coincidencias entre elementos y circunstancias que aparecen en Dune y otros que aparecen en relatos anteriores.

En la novela de Hertbert Dune es un planeta desértico, el único capaz de producir una droga que prolonga la vida. La droga es producida por unos gusanos gigantescos que no pueden ser exportados a otros planetas (porque mueren).

En los relatos de Cordwainer Smith (todos ellos anteriores a Dune, pues Smith falleció en 1966) hay un planeta desértico, Vieja Australia del Norte, el único capaz de producir una droga que prolonga la vida. La droga es producida por unas gigantescas ovejas que no pueden ser exportados a otros planetas (porque se reducen a un tamaño normal y ya no producen la droga).

En ambos casos un licor destilado de la droga otorga a quien lo bebe capacidades clarividentes. En ambos casos los nativos del planeta desértico son rudos, desconfían de los extraños (directamente matan a los extraños no invitados) y mantienen un rígido control de la población eliminando a quienes no puedan adaptarse.

En el universo de Dune se usan escudos individuales para defensa personal (escudos de fuerza que sólo pueden ser atravesados por objetos que se muevan lentamente), por esa razón las únicas armas que se usan son cuchillos y espadas. Además, como ya se dijo en otra entrada, hay humanos con cerebros que poseen una capacidad de cálculo equiparable a nuestras computadoras. Exactamente los mismos elementos aparecen en la novela Los hombres paradójicos, del año 1949, cuyo autor es Charles L. Harness.

Coincidencias
¿Coincidencias?

Sigue en Dune, la reseña

1 comentario:

Martín Cagliani dijo...

Me parece que aquí el señor Herbert se vio influenciado, tomó algunas cositas de aquí y allá, para armar una muy buena obra, pero no creo que sea casualidad, seguramente las habrá leído.